Vie, 11/22/2019 - 10:45

Las entidades de Plena inclusión Aragón se transforman

Noticia

Valor:

0

Berta González, en Zaragoza

  • Berta González, coordinadora del área técnica de Plena inclusión España, comparte con los profesionales aragoneses los avances hacia modelos centrados en la persona y sus derechos
 
El movimiento asociativo de la discapacidad intelectual está en permanente transformación, con el fin de que todos sus servicios avancen para centrarse más en la persona, de tal modo que favorezcan la participación de todas ellas en la comunidad y que tengan apoyos personalizados. Por este motivo, Plena inclusión Aragón celebró, el pasado 21 de noviembre, una reunión técnica de profesionales en transformación de entidades miembro y aliadas, como algún colegio de educación especial, para explicar los pilotajes y todas las iniciativas que desde la confederación nacional se están llevando a cabo dentro de este proceso de transformación.
Esta iniciativa se encuadraba dentro del Programa de Servicios Centrados en la Persona, subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social a cargo del 0,7% IRPF estatal.
 
Berta González, coordinadora del área técnica de Plena inclusión España, puso el acento en las claves que fundamentan todo este proceso, para refrescar todas esas ideas clave.
Y también para, todos juntos y juntas, empezar a pensar cómo las entidades de Plena inclusión España y Plena Aragón pueden trabajar en red de una forma más intensa.
 
“Nos estamos encontrando con que todas las organizaciones de todas las comunidades autónomas nos estamos haciendo las mismas preguntas. Por lo tanto, en esa búsqueda de respuestas es muy probable que sea mucho más interesante lo que podemos aprender unos de otros que lo que alguien haga de manera aislada”, señaló González. Además, “la transformación no se produce en una burbuja”, agregó. “Implica a muchas personas. No tiene sentido que una organización sola haga su propia transformación, sino que entendemos que lo que tiene sentido es que lo hagan juntas”.
 
Berta González ilustró esta necesidad de transformación fijándose en la propia trayectoria del movimiento de la discapacidad intelectual. “Venimos de las mejores respuestas que fuimos capaces de ejecutar como movimiento asociativo hace 50 años. Aquellos familiares desarrollaron todo el modelo que tenemos ahora de centros y servicios, e hicieron un verdadero proceso de transformación y de revolución, porque apenas existían apoyos”.
 
Esos servicios fueron creados “desde la mirada del déficit o de las limitaciones”, apuntó González. Luego se avanzó hacia un modelo “más rehabilitador, basado en habilidades adaptativas, en el entrenamiento y el aprendizaje. Y ahora tenemos que avanzar hacia un modelo social y de apoyos”, en el que lo importante es que las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo “sean ciudadanos de pleno derecho”, apostilló. Esto implica “que convivan con otras personas y que sus vidas sean muy similares a como pueden ser las vidas de cualquier otra persona que no requiera de estos apoyos”.
 
Para avanzar en esta dirección, Plena inclusión pone en marcha cada año los denominados pilotajes, unos procesos de microtransformación, situaciones experimentales y controladas en la que se pone a un grupo de personas diversas de distintas comunidades autónomas a trabajar juntas. De este modo, los centros y servicios participantes en el pilotaje generan un proceso de aprendizaje compartido, que luego se puede exportar a otras entidades.
 
En 2020, Plena inclusión introducirá dos nuevos pilotajes en el ámbito de la educación, relacionados con el currículo multinivel, que es una metodología que contribuye a que en un aula puedan participar alumnos con necesidades y fortalezas diversas. También inicia otro pilotaje basado en el diseño universal del aprendizaje. En vida adulta, emprende una iniciativa que tiene que ver con los servicios de apoyo en la comunidad. Y continúan otros pilotajes como Mi Casa, asistencia personal, enfoque centrado en la familia… El movimiento avanza así para lograr unos centros y servicios que se parezcan más a un modelo ideal centrado en los derechos de las personas.